Las historias que nos limitan

Cuando nos colocamos una y otra vez frente a la realidad con mentalidad de víctima, sentimos que se nos limitan las posibilidades y las opciones, lo que no nos permite ir hacia adelante y obtener los resultados que tanto anhelamos.

Nos aferramos a la mentalidad de carencia, creyendo que no tenemos la capacidad de crear nuestra propia realidad modificando nuestra percepción de la misma.

Nos pasa a todos, y hasta podría decir varias veces al día. Para salir del convencimiento de que "Solo me pasan estas cosas a mí"; "No lo voy a poder lograr"; "Mis circunstancias no me facilitan la vida", preguntate: ¿Qué historias me estoy contando sobre mí misma y sobre mi realidad que no me permiten tener los resultados que deseo y que me llevan a culpar al otro de lo que me sucede hoy? ¿Qué excusas, justificaciones y argumentos puedo soltar para transformar el discurso y dejar de darle poder a circunstancias externas?


¿Qué historias me estoy contando sobre mí misma y sobre mi realidad que no me permiten tener los resultados que deseo y que me llevan a culpar al otro de lo que me sucede hoy?

Así como podés crear lo que tanto querés en tu vida, en este momento, permaneciendo en rol de víctima, también estás creando - solo que estás manifestando más de lo que no querés. Siempre tenés opciones. Y la primera de todas es elegir qué vida querés y qué pasos vas a dar para verlo presente en ella. Quedarte acá, en un lugar de limitación, también es una elección. Fijate qué estás eligiendo en cada momento. De esta manera, podrás crear un mundo de posibilidades cuando tenés la intención de hacerlo



© María José Cormack 2020 | Página web creada por Delfina Velarde.